Aborté a mi hijo y, con él, toda mi vida

Salí de mi hogar paterno a la universidad, con la idea de que una persona independiente, es aquella que solo se compromete consigo misma, antes que con cualquier cosa. Era mi visión de la mejor forma de conquistar al mundo. Una visión de independencia a ultranza, un valor al que se debían subordinar el resto de los demás valores.

Paradójicamente construía mi vida a base de renuncias y compromisos. Así, renuncie a muchas carreras para estudiar ingeniería, con tal compromiso, que por mi dedicación, pronto tuve acceso al éxito profesional. Igual renuncie en su momento, a un cómodo trabajo en una empresa, por otro más exigente pero mejor pagado; renunciaba muchas veces a dormir ocho horas cuando el logro de una meta lo imponía. Renunciaba y me comprometía cuando las circunstancias coincidían con mi filosofía de conveniencia.

En otros campos en donde no encontraba este sentido de conveniencia: elegía, pero sin comprometerme. Hacerlo así, era para mí era el culmen de la madurez de quien siempre tiene el control de su vida. Eso pensaba.

Esta actitud terminaría costando una vida humana… la de mi hijo.

Mi historia puede lamentablemente no tener nada de original, pero contiene todo el drama de la vida de tres personas, aunque una de ellas no llegara a ver la luz.

Una de esas historias de un hombre y una mujer que coinciden en una “libre relación” sin más compromiso que la simple convivencia para pasarla bien. Ambos coincidíamos en el concepto ideologizante de que independencia es igual a libertad, y libertad igual a la ausencia de compromiso. Los dos vivíamos con un yo exacerbado, individualista, que por supuesto excluía la noción del amor humano como posibilidad de verdadero encuentro personal.

Por descuido, concebimos un hijo. Como distaba de ser deseado, nos referimos a él solo como “el producto de nuestra relación” sin pensar ni remotamente en ponerle nombre y apellidos, pues apareció como una agresión a nuestros respectivos proyectos de vida; un atentado a nuestros interesas vitales. “Algo” no “alguien” que había entonces que reprimir y por ello apelamos a la cultura mediática de términos como: “el derecho sobre mi cuerpo”, “no se trata aun de una persona” “modernidad y libertad”. Conceptos que metimos en nuestras entrañas después de haber vaciado de su verdadero significado a las palabras: persona y justicia. Al hacerlo, lo que realmente hicimos fue vaciar nuestras propias vidas, esterilizándolas, para luego sufrir estúpida y neciamente el resto de nuestra existencia.

El supuesto ejercicio de nuestra “madura libertad” en realidad ocultaba el temor a un compromiso que nos complicara la vida, un temor que nos convirtió en asesinos. Dimos la espalda a la verdad de que el verdadero sentido de la libertad es elegir, y que el elegir establece un compromiso de amor; más que nada tratándose de un hijo, de una nueva vida.

Pensábamos mal y actuamos de la misma manera.

Lo redujimos así a una cuestión por la que habríamos de pasar, por lo que consideramos una mala noche en una mala posada, nada más falso. Actuamos con una pseudo fortaleza que pronto se derrumbó, pues bien sabíamos que ambos éramos cómplices en una maldad por la que nos habíamos animado mutuamente a llegar a la puerta de la clínica con un embarazo ya de semanas, en donde nos cubrieron de tristes eufemismos para comprar nuestras conciencias.

Nos convertimos en cómplices de médicos y enfermeras en un: “aquí no ha pasado nada”.

Pero si había pasado.

Al principio pudimos anestesiar nuestras conciencias hablando del asunto como si nada, fingiendo que lo pasado no nos atañía ni afectaba, pero pronto el sentimiento de culpa se manifestó en ambos con irritabilidad, nerviosismo, desasosiego. Era evidente que mi novia sufría más que yo una perdida en la más profunda intimidad de sus ser personal, y empezó a desesperarse.

Le propuse matrimonio, no por amor, sino en un absurdo intento por resarcirla emocionalmente. Y nos casamos por lo civil.

Teníamos recursos,  así que planeamos unas largas vacaciones en busca de una magia que nos permitiera desechar lo que considerábamos aun un duelo pasajero; una culpa sin fundamento y una situación anecdótica por la que no creíamos necesitar reestructurar nuestro ser espiritual. Pero entramos en un callejón sin salida.

Había sido más fácil sacar a nuestro hijo del vientre de su madre que sacarlo de nuestras mentes y corazones, el tiempo se encargó de hacérnoslo ver. El mal uso de nuestra libertad nos hizo sus reos, pues constantemente nos encontrábamos como anclados en el pasado, sin interés por el futuro y sin ilusión por amar y ser amados; por lo tanto, sin ilusión por otro hijo ante un duelo no resuelto.

Nos obsesionamos por imaginar a nuestro hijo en la edad y características que tendría, de haber nacido; de cómo serían sus facciones, su carácter, su sonrisa, su forma de decirnos que nos quería; y desviábamos nuestra vista cuando en algún lugar público aparecía un niño en el que creíamos ver características semejantes. Con un cada vez más fuerte sentimiento de culpa pensábamos recurrentemente en: cómo no se nos ocurrió esto o aquello, para no haber tomado esa decisión.

Finalmente terminamos culpándonos el uno al otro y nuestra relación no pudo seguir adelante. Han pasado algunos años, no tengo su dirección, desconozco su paradero.

Espero en Dios que  ella aproveche este año jubilar, para que al igual que yo, consciente del pecado se acerque a la reconciliación. Que encuentre quien la anime como lo han hecho conmigo. Pienso que la herida aun cicatrizada nunca nos dejara de doler, pero lo más importante es la posibilidad de reconstruir cada uno nuestro ser, y escapar de ese oscuro callejón sin salida. De volver a la fe.

Etiquetas: 

La píldora del día después es causa de aborto

https://es.zenit.org/articles/la-pildora-del-dia-despues-es-causa-de-aborto/

(ZENIT – Roma).- Un estudio conducido por un grupo de científicos españoles guiados por el doctor Emilio Jesús Alegre del Rey y publicado por el European Journal of Clinical Pharmacy reitera el potencial efecto abortivo del Levonorgestrel, la píldora del día después.

Capacitación Proyecto Ángel en Valencia

Un proyecto de la iglesia para defender la vida
Valencia 23-24 de septiembre de 2016
A quien va dirigido:
A las personas que quieran participar en esta gran tarea de la Iglesia, acercando a la Misericordia de Dios a todos los que se ven influidos por un embarazo imprevisto.

  • Sacerdotes y laicos que quieren formar parte del equipo de Proyecto Ángel en la diócesis.
  • Laicos que por su actividad profesional o apostólica necesitan formación para afrontar con criterio este tipo de situación.
  • Sacerdotes que en el ejercicio de su ministerio encuentran personas vinculadas en su entorno con embarazos imprevistos.

Equipo de Formación dirigido por María José Mansilla, Presidenta de Spei Mater.
www.speimater.com
oracionporlavidavalencia@hotmail.es
Comisiónde Familia y Defensa de la Vida
(Arzobispado de Valencia).
Teléfono: 963155895

Lugar:
Siervas de la Pasión. Casa Cuna Santa Isabel.
C/Casa Misericordia, 8
46014 Valencia (España)
Fecha: 23-24 de septiembre de 2016
Precio capacitación: 35 €
Forma de pago: Ingreso en cuenta: Asociación Spei Mater:
ES 43 0075 0615 5706 0024 3517
Indicar "Capacitación Ángel-Valencia"
Comida día 24 (voluntaria) (Se informará lugar y precio).
Enviar inscripción, con justificante de pago, antes del 19 de septiembre de 2016 a:
oracionporlavidavalencia@hotmail.es

Se puede participar en la Capacitación del Proyecto Ángel:

  1. 1. Inscribiéndose como asistente o realizando un donativo como fila cero.
  2. 2. Rezando por el Proyecto Ángel con la siguiente intención:“Que la capacitación del Proyecto Ángel en Valencia (23-24 de septiembre de 2016) sea exitosa y fructífera para mayor gloria de Dios”.
  3. 3. Difundiéndolo entre los amigos y conocidos por Internet, redes sociales, teléfono...

Por la vida

Cuando se trata de la vida prenatal, algunas personas juzgan sólo las apariencias, y tontamente creen que abortar “sólo” elimina la vida de un embrión o feto, que hay quienes llaman injustamente “amasijo de células o tejidos”.

Pero no es así: al abortar, no “sólo” eliminas la vida de ese embrión (que es muchísimo):

Etiquetas: 

Marie habla: «A los veinte años, yo aborté»

 Era muy joven cuando tuvo aquel embarazo no deseado y entonces, escogió abortar. Unos años después todo parecía ir bien en su vida, hasta que decidió quedarse embarazada. Era el comienzo de una historia asombrosa.

MarieMarie nació y se desarrolló en una Francia laicista… nadie hablaba de religión en su hogar de París, llegando a ser un tema “tabú e incluso ridículo”, cuenta ella misma en un artículo de revista  L’1visible (Nr.71, junio 2016). Sus padres no pensaron siquiera en bautizar a su hermano ni a ella, y parece entonces lógico lo que Marie testimonia. “Durante los primeros veinte años de mi vida, no solía preguntarme sobre la existencia de Dios. Las iglesias me interesaban desde un punto de vista arquitectónico, nada más. Podría decirse que Dios era para mí casi una mala palabra en la boca”...

Tenía veinte años, una vida sexual según su cuerpo lo pidiese y sin desearlo quedó embarazada. No sintió angustia cuando decidió abortar a su hijo. “A los 20 años yo aborté, por comodidad… los estudios, la inmadurez de mi familia, el deseo de disfrutar mi juventud”.

Marie recuerda haberse convencido a sí misma que si era madre con 20 años, para sus padres habría sido como caer al suelo desde las nubes. Tampoco en la Clínica los ‘profesionales’ le aconsejaron alguna otra alternativa que no fuere el aborto… “Lo único que me dijeron fue: «Ya tendrás tiempo después para tener uno de nuevo»”. Muy bien, muy bien, hagámoslo, fue mi respuesta dice Marie… y así dictó la sentencia final para su hijo. 
Una enfermedad que se rebela… y revela

Los cinco años siguientes Marie los vivió incluso con alegría, recuerda, sin sentir culpa ni dolor por su decisión. Lo había enterrado cuidadosamente en lo profundo de su conciencia. Lo descubriría con el tiempo, cuando tras casarse decidió con su esposo tener un hijo. Se sentía emocionalmente “incómoda” Marie las primeras semanas, hasta que tras dos meses y medio de embarazo padeció un aborto espontáneo. “Mi cuerpo trataba de decirme algo, pero yo no era capaz de comprender. Unos meses después volví a quedarme embarazada, pero ocurrió lo mismo, un nuevo aborto involuntario”.

Luego de este nuevo término inesperado Marie comenzó a sufrir períodos de insomnio y en los breves lapsos en que podía conciliar el sueño tenía pesadillas con fuertes sensaciones de culpa y miedos inexplicables. “Finalmente logré entender la fuente de mi malestar: No podía soportar el aborto que yo me hice. ¡Esta es una carga muy pesada de llevar para una mujer joven que quiere convertirse en una madre!”

Comprendió que debía enfrentar lo que vivía y comenzó a participar del programa de acompañamiento para madres en luto de Agapa, una asociación que ofrece este servicio. “Durante un año, necesité un hombro para ayudarme a curar esa herida. Al final del curso, fui mejorando... Pero me faltaba algo esencial que no lograba encontrar”.

Amada por toda la eternidad
 
El año 2012 fallecía el abuelo del esposo de Marie. Tuvieron que ir a la Iglesia y estando allí,  en medio de esa celebración que en un comienzo creyó que sería solo algo social, sus ojos se posaron sobre un Cristo en la cruz. Lo que entonces ocurrió hizo caer en apenas un tenue soplido los arquetipos del laicismo que habían ahogado la vida de Marie. “Me sentí atraída, sentí su cálida acogida. Yo me dije en ese instante: «Aquí, puede estar aquello que estaba buscando...» Dos días después empecé mi catecumenado”.

Los dos años siguientes Marie comenzó a leer y estudiar regularmente la Sagrada Escritura, a disfrutar en misa, compartiendo con su catequista y otros catecúmenos de distintas edades, algo que le sorprendía, que como ella habían pedido ser preparados para el bautismo. Pero principalmente agradecida de las oraciones de su esposo católico que era el más feliz con su conversión.

“Fui bautizada en la Pascua de 2014, a la edad de 28 años. ¡Por fin había encontrado lo que necesitaba para curar mi aborto: el perdón de Dios! Miré este perdón y lo recibí. Le presenté mi carga, me sentí liberada por primera vez en muchos años. Perdonarse a uno misma sigue siendo lo más difícil. Mientras tanto, mi marido comenzó un viaje hacia la confirmación. Juntos nos confirmamos en Pentecostés que siguió a mi bautismo. A pesar de que mi fe no es como una línea recta, nunca podría volver atrás… ¡Es demasiado bueno saberse amada por toda la eternidad!”

Etiquetas: 

Así se extiende el aborto

Desde falsificar cifras de muertes maternas y abortos clandestinos, manipular encuestas de opinión y presentar casos extremos, hasta presionar gobiernos y quitar a sus países ayudas al desarrollo, o escarmentar a los opositores, son estrategias usadas para extender el aborto en todo el mundo, que se siguen utilizando actualmente. En realidad, los poderes económicos más fuertes del mundo y la masonería son quienes manejan los hilos.

Etiquetas: 

Los más marginados

Hoy, en España, hay un grupo de cientos de miles de personas que están siendo marginadas. A pesar de que la Constitución, que proscribe toda discriminación por sexo, edad, ideas o creencias, teóricamente les protege, leyes posteriores les han dejado completamente indefensos. Su intimidad genética es violada, y su vida es despreciada. Como en otro tiempo sucedió con la esclavitud, la sociedad biempensante mira para otro lado. Prefiere no conocer los detalles de una tragedia. No quiere mirar la sangre, ni los miembros descuartizados, ni los órganos vendidos para supuestas investigaciones.

6º Rosario por la Vida - Diócesis de Cádiz y Ceuta/Spei Mater

Como cada año, celebramos el Rosario por la vida en Cádiz, en el aniversario de la ley del aborto. Este año es el 6ª consecutivo. Lo convocan la Delegación Episcopal de Familia y Defensa de la Vida, y Spei Mater. 
 
Será el día 6 de Julio a las 20:30h delante de la Iglesia de San José (en la Avenida), tras la misa parroquial.
 
Etiquetas: 

La experiencia de un varón después de la sanación

No hay nada que rompamos que Dios no pueda recomponer. Lo cual no significa volver el tiempo atrás como en una película, sino regalarnos el camino de la sanación, de Su Amor infinito.

“Talla dos tablas de piedra iguales a las primeras, y yo escribiré en ellas las mismas palabras que estaban escritas en las que tú rompiste”. Ex 34, 1b

Creo que con esas palabras Dios llega hasta el fondo de un alma que vivió la experiencia del aborto, para llevar a ese rincón oscuro del corazón esa luz que todo lo sana.

Ya lo leí varias veces y no dejo de emocionarme, asombrarme y sentirme agradecido, porque no hay nada que rompamos que Dios no pueda recomponer. Lo cual no significa volver el tiempo atrás como en una película, sino regalarnos el camino de la sanación, de Su Amor infinito.

Es fácil decir "pongo mi vida en manos de Dios", pero es muy difícil hacerlo realmente. No es fácil confiar en Dios al 100% (al menos para mí), pero que lindo es cuando logramos hacerlo aunque sea un poco... Cuánto amor que regala cuando le abrimos el corazón aunque sea solo un poquito!!

¡Y siempre nos pide algo! ¡Ese Dios omnipotente!, a pesar de que todo lo puede, quiere que hagamos parte del trabajo que Él va a terminar: "... talla dos piedras iguales a las primeras..." Pide trabajo, esfuerzo, confianza, porque Él volverá a hacer Su obra: escribiré las mismas palabras en las tablas que tu rompiste...
Maravilloso!

Gracias una vez más..., por tu disponibilidad y acompañamiento. Como dijo el Señor: lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo. Yo había roto "esa tabla", y gracias a Vos y a #Raquel pude atar un lazo de amor con mi bebé.

Etiquetas: 

Páginas